lunes, 18 de abril de 2011

PROFUNDIZANDO EN LA OBRA DE GALBRAITH (I): EL PODER CONDIGNO, EL PODER COMPENSATORIO Y EL PODER CONDICIONADO.

La característica más identificable del poder condigno y del compensatorio es la objetividad, o en otros términos, la visibilidad. Los que aceptan hacer la voluntad de otros son conscientes de lo que hacen, es el resultado de un trabajo reflexivo que hace pensar que es lo mejor que se puede hacer. Y lo es por el ofrecimiento de una compensación concreta por sumisión. Los que ejercen el poder también estan conscientes de lo que hacen.
Ahora bien, la diferencia entre poder condigno y compensatorio radica en la recompensa, que uno es negativa y en otro afirmativa. El poder condigno ameneza al individuo con algo lo suficientemente doloroso en lo físico o emocional, enajenando su propia voluntad o gusto. El poder compensatorio, por su parte, ofrece al individuo una recompensa o un pago lo suficientemente ventajoso o agradable, para que deje sus propias preferencias de lado y busque la recompensa. Se puede deducir entonces que el poder condigno obtiene su accionar apartir de la fuerza y de la promesa de un castigo, mientras que el poder compensatorio obtiene su accionar desde la promesa de un beneficio.
El poder condigno tiene una antigua relación con la imposición de penas, el sufrimiento del dolor usando cualquier medio de tortura o la muerte. Existe una tendencia a la crueldad y existen normas para controlar su uso. También encaja dentro de esta apreciación, en los gobiernos, la imposición de multas, las expropiaciones de bienes, la represión verbal y la condena pública.
El accionar del poder condigno y del poder compensatorio conocen muy bien la urgencia de sumisión que se busca o su cobertura y  la importancia o el nivel de dificultad de dicha sumisión. Nace entonces una escala estratificada de castigos, dentro del condigno, donde deacuerdo al error cometido se debe aplicar una sanción, y de igual forma pasa con una escala de incentivos dentro del poder compensatorio, deacuerdo con la intensidad y tipo de sumisión (trabajador obrero recibe menos que el trabajador administrativo, por su preparación y papel dentro de la organización, osea, el ejecutivo debe más sumisión a la empresa porque debe pensar de forma más técnica en los objetivos de la organización.) aumenta el beneficio otorgado.
En el pensamiento de las sociedades modernas, esta claramente marcada la diferencia entre la acción del poder condigno y del poder compensatorio. La imposición compensatoria es mucho más civilizada, más acorde con la libertad y la dignidad de los individuos, por ejemplo, en la comparación entre esclavo y obrero. En ellas existe una diferencia grande, dependiente en gran forma  del nivel de desarrollo económico y en menor forma de la civilización social. En la sociedad pobre casi no difiere entre poder condigno y compensatorio, solo se aprecia facilmente en la la sociedad opulenta. En la antiguedad, el esclavo trabajaba por miedo al cástigo y por el afán del calmar el hambre, ya con el desarrollo económico, el trabajador libre podía adquirir recursos personales que le mantendrían por lo menos por algún tiempo si llegara quedarse sin empleo. El poder compensatorio fue desplazando cada vez más al poder condigno, y el trabajo ya se hacía cada vez más por la recompensa pecuinaria que por los temores de la represión. El desarrollo económico tiene un gran efecto sobre los instrumentos del poder. Por ejemplo, los métodos usados en la educación también han cambiado, anteriormente el maestro tenía como medio de aprendizaje una vara, con la cual castigaba a quien se equivocaba; otro cambio de igual magnitud lo ha asumido la religión, que anteriormente obtenían sumisión mediante la amenza de un castigo en el otro mundo, ya se considera obsoleto al religioso que acude al fuego del infierno y a la condenacion eterna. Mejor aún, la pena de muerte ha terminado desaprobada por la mayoría de la sociedad contemporánea.
Ya en términos económicos un poco más técnicos, un incentivo es algo que hace más eficaz y atractiva la recompensa de una sumisión socialmente deseable. Esto es algo de gran discusión dentro de los Gobiernos modernos; la política fiscal, la política monetaria, la política agraria y la política laboral entre otras, se hallan directa o indirectamente afectadas por el resultado de una acción determindad sobre los incentivos, sobre el poder compensatorio. De igual forma sucede con las empresas, en donde existe una relación entre compensación y esfuerzo (salarios, bonificaciones, primas extralegales, etc.)
Según el pensamiento conservador, el uso de la fuerza, en ocasiones casi que sin límite es necesario para la defensa de la ley y el orden, o para obtener un comportamiento socialmente estable, por ser manifestaciones del poder condigo, cuya importancia era mayor en tiempos pasados. "La sumisión refleja una forma de comportamiento adecuada, honorable, aceptada y decente." Un ejemplo de ello son los buenos ciudadanos cumplidores de la ley.
"...El negocio del mundo...consiste casi exclusivamente en una perpetua pugna por conseguir honor, riquezas y autoridad...Son éstas, en efecto, grandes dificultades, pero no imposibilidades; pues mediante la educación, y la disciplina, pueden ser reconciliadas, y lo son a veces."
Thomas Hobbes. El Leviatán.
El poder compensatorio es subjetivo, contrario al poder condigno y al compensatorio; ni quienes lo ejercen ni quienes son sometidos a él necesitan tener siempre conciencia de que está siendo ejercido. La sumision se convierte en una preferencia superior de quienes se someten. Esta preferencia se cultiva mediante la persuación o la educación y es de carácter explicito. Cuando es por la cultura misma es de carácter implícito; pero generalmente lo explicito se convierte en implicito, osea, lo que comenzó como algo particular y pequeño se convierte en algo cultural y generalizado. Por ejemplo, el poder condigno (imposición de la fuerza) ejercido por el marido en el hogar con respecto a las mujeres, sin embargo el uso del poder compensatorio (vestidos,vehículos, joyas,techo, asistencia a ceremonias sociales) ha dado buenos resultados, logrando sumisión femenina a la voluntad masculina. Dicha sumisión parte de la creencia antigua de un orden natural de las cosas, donde el papel de las mujeres era amar, honrar y obedecer. Parte de ello era fruto de una educación específica, de la formación en los hogares y de la educación impartida por la Iglesia, donde en los centros de educación se enseñaba acerca de las labores domésticas. Una gran parte de las mujeres aceptaban esto explícitamente.
Ya en el ámbito geopolítico, en la actualidad existen Gobiernos donde se llega mediante el poder condigno,  y también existen democracias donde se llega mediante el poder compensatorio, dando formas a compras de votos, padrinazgos, invitaciones, recepciones, cargos, y sobre todo, el acceso preferencial a contrataciones y consesiones.
El poder condicionado también tiene una gran importancia dentro de la vida económica, ya que guarda una estrecha relación con el poder compensatorio, y su importancia se hace más relevante con el desarrollo social.
La aceptación social del poder condicionado aumenta en la medida en que que se pasa de lo explícito a lo implícito. Una de las formas explícitas del poder condicionado en las sociedades modernas es la publicidad, que mediante la habilidad y la reiteración se hace creer en el objetivo propuesto. Esto pasa con el sector industrial en la promoción de sus productos y en la política con la promoción de políticos; no se puede dejar de mencionar que es una manifestación de poder costosa y desgastante de energías, aunque muchas veces se utilices de forma deshonrosa. Es de ahí que los medios de comunicacion han tomado tanto poder, pues tácitamente en el hecho de informar estan educando, siendo el manejo de la información un ámbito rodeado de multiples tensiones, por poseer gran poder sobre la vida política, y por ello siempre existen constantes esfuerzos porque hallan buenas relaciones entre si.
Según los elementos constituvos del poder, en un régimen totalitario combina la exclusión de la prensa y la educación. Por su parte, los gobiernos democráticos no rehúyen el poder condigno, el compensatorio ni el condicionado, sino que ejerecitan los tres.
Las preguntas que salen después de abordar cada tema:
Porqué el maltrato por parte de los maridos a sus esposas es una forma de poder condigno que aún no desaparece ni en las sociedades industrializadas modernas? Algún día terminará?
Porqué los gobiernos latinoamericanos estan adpotando la política totalitarista que es caracteristica de los países del medio y lejano oriente?
Acaso no existe un futuro de una política sin corrupción?
Qué futuro político nos depara? Estamos condenados a vivir en un círculo vicioso?
Publicado: Abril 18 de 2011
Fuente: "Anatomía del poder." John Kenneth Galbraith.
"El Leviatán." Thomas Hobbes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada